A los “cojulos” Ecuatorianos que odian a los Gringos- Ahora que sí lo necesitamos

Luis Eduardo Vivanco

Los chinos nos ven la cara de ‘cojulos’ a todo el mundo y nadie hace nada para detenerlos. Van por África exprimiendo lo último que le queda a un continente explotado por centurias, avanzan de manera imperialista en sus propios mares y se abusan de los latinoamericanos.

Si bien les agradezco su suculento chaulafán, su sabrosísimo rollo primavera, la invención del papel y la del alcohol bebible hace más de 9 mil años, eso no es suficiente para aguantarles todas sus pendejadas.  Ahora aprovechan un limbo marítimo para depredar con hambre sanguinaria la fauna marina frente a nuestras costas.

Pero como son chinos, el mundo calla. Principalmente la turra izquierda latinoamericana y es de entender, pues sus líderes, que nos gobernaron durante la pasada década, no solo que nos vendieron al imperio de ojos rasgados, sino que vendieron a varias ‘genelaciones’ más.

Los recovecos legales de las convenciones marítimas no pueden ser justificativo para vulnerar un bien mayor que la misma soberanía: la vida. Los miedos internacionales basados en la deuda y el financiamiento asiático no pueden solapar el crimen ecológico. Ya basta de dejarnos ver la cara de ‘cojulos’. Como si los tiburones conocieran de fronteras acuáticas, de millas náuticas y otros acuerdos hechos por humanos en convenciones internacionales de mucho coctel y confeti.

Latinoamérica, por lo menos los que compartimos costa pacífica, debemos hacer gallada para poder defendernos de esos montoneros abusivos que se vienen a llevar nuestra fauna marina. Debemos crear una fuerza conjunta, coordinarla con el imperio del norte si es necesario. Claro, supongo que si pedimos ayuda a EE.UU. ahí sí saltarán a gritar: ¡Invasión imperialista! Ridículos.

Disculparán mi ira, pero esto es el colmo.  Gran relajo por el misilazo de Colombia en Angostura, con justa razón, pero ahora reclamos tibios, tardíos y mojigatos. Claro, es que en diez años nos dejaron tatuada la cara de ‘cojulos’.
levivanco@lahora.com.ec
@luisevivanco 

 

NO hay nadie mas que agradelerle sino a el corrupto de Correa, por este problema, en que vendió la pátria a los chinos, y con su cobarde discurso alejó a los Estados Unidos de darnos la protección que ahora tanto necesitamos para derrocar a estos barcos dastardos de los chinos.

El discurso con el que el traidor de Correa nos encaramó los chinos a los hombros de los Ecuatorianos  y los Ecuatorianos inocentes, que se dejaron convencer por él, quién pasará como el traidór mas grande que tuvo la Patria en toda su historia.

Anuncios